viernes, 19 de junio de 2015

Conexiones de red. ¿Qué es Internet?

Actualmente las conexiones de red entre ordenadores son las responsables del nivel de globalización existente. A priori puede parecer algo complejo y difícil de entender, y realmente lo es. Sin embargo, la base de todo ello es simple: ordenadores conectados entre sí por un cable de red. En este post os daremos las claves para entender el funcionamiento de las conexiones de red entre ordenadores, a un nivel de usuario para poder asimilarlo mejor e incluso realizar alguna adaptación en vuestros hogares.


Lo primero de todo es dejar claro qué es una red. Puede parecer obvio, pero una red es un conjunto de ordenadores conectados. Entonces, ¿qué es Internet? es la red mundial, mediante la cual se puede establecer una conexión entre dos ordenadores con acceso a Internet en cualquier parte del mundo. Sin embargo, no todas las redes tienen por qué estar conectadas a la red global. Existen redes locales o domésticas mucho más reducidas. Por ejemplo, es el caso de la red interna de una empresa: todos los ordenadores que hay en ella están conectados entre sí por una red local. Esto significa que pueden conectarse entre ellos y utilizar programas que utilicen esta conexión. También pueden considerarse red dos ordenadores que tengamos en nuestro hogar y estén conectados mediante un cable de red o Wi-Fi.



Una vez que está claro lo que es una red, vamos a profundizar en algunos detalles básicos que nos ayudarán a entenderlo mucho mejor. Un concepto importante es la dirección IP. Seguro que habéis oído hablar de ello pero no comprendéis su significado. Podemos considerar cada miembro conectado a la red como un terminal o elemento de la misma. Dado que el objetivo básico de una red es la comunicación entre terminales (al igual que ocurre con dispositivos de telefonía), es necesario identificar a cada terminal dentro de la red. Al igual que en una conexión telefónica cada terminal se asocia con un número identificativo y único, lo mismo ocurre con las redes. la dirección IP es el identificador del terminal dentro de la red, por lo que si cualquier otro terminal desea conectarse con otro, debe utilizar la dirección IP para localizarlo. Consiste en un conjunto de números separados por puntos (4 grupos de 1 a 3 dígitos). Todo dispositivo conectado a una red tiene una IP asociada. En el caso de Internet, la dirección IP nos será asociada según el Proveedor de Servicios de Internet que tengamos contratado.

Los medios de comunicación entre dispositivos pueden ser varios, pero comúnmente se utilizan dos: cable (de tipo RJ45) o wifi (inalámbrico). Dejaremos las conexiones wifi para ser tratadas en profundidad en otro post, y por ahora nos centraremos en la conexión por cable. El cable más extendido es el de tipo RJ45. Ofrece una alta velocidad de transmisión de datos y facilidad de conexión/desconexión manual. Es ideal para crear redes domésticas de corto alcance. Respecto a la velocidad de transmisión, hay que indicar que hoy en día está en expansión el uso de la fibra óptica, la cual no transmite impulsos eléctricos, sino luminosos, y de esta forma se consiguen velocidades de transmisión verdaderamente elevadas.



Por último, vamos a explicar la función de dos dispositivos vitales para la gestión de redes informáticas: el router y el switch.

Evidentemente, si disponemos de Internet en nuestra casa, habremos visto y tocado un router mediante el cual podemos conectar todos nuestros ordenadores, móviles, etc. a Internet. Lo que hace este dispositivo es actuar como puerta entre los dispositivos e Internet, ofreciendo conexiones tanto por cable como inalámbricas (normalmente, en ocasiones puede ser sólo por cable). Pero... ¿por qué es necesario un intermediario entre Internet y nuestros dispositivos? Pensemos en que por cada conexión establecida es necesario utilizar un cable que conecte los dos extremos. Ahora imaginémonos todos los cables que serían necesarios para conectar todos nuestros dispositivos con el exterior... sería poco eficiente. Por eso se utiliza una única conexión desde el exterior (Internet) hasta nuestro router, y a partir de él podemos conectar lo que queramos con cables cortos y sólo los necesarios. Como hemos indicado anteriormente, nuestro Proveedor de Servicios de Internet es quien nos proporciona la conexión a Internet, por lo que normalmente nuestro router estará conectado a los centros de comunicación de la empresa que nos suministre el servicio.

Por otro lado, si abrimos la visión a un ámbito más global... ¿cómo se pueden conectar tantos routers entre sí? ¿cómo optimizar la cantidad de cables usados y centralizar las conexiones? Para dar respuesta a estos problemas, se crearon los llamados switches. Un switch es un dispositivo que simplemente se encarga de interconectar varias redes entre sí, redirigiendo las comunicaciones entre ellas según sea necesario. De esta manera, podemos conectar varios routers o dispositivos todos directamente a un único switch (dependiendo del tamaño del mismo) y que este actúe como gestor de conexiones. Parece bueno, ¿no? Lo es. Actualmente el switch es un aparato muy utilizado en las empresas para gestionar sus redes locales, y en los grandes centros de comunicaciones. Podríamos decir que es el elemento base a partir del cual se debe componer una red de uso profesional.

Espero que les haya servido de ayuda. Cualquier duda o comentario no duden en escribirlo. ¡Saludos blogueros!


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada